Esta web puede utilizar cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Más información

Aparatología

RADIOFRECUENCIA

¿Belleza sin bisturí? Hoy ya es posible.

La belleza ya puede lograrse a través de técnicas absolutamente no invasivas, aplicadas con protocolos cada vez más “socializantes”, que permiten recuperar en el menor plazo posible la vida diaria, y con resultados visibles, pero al mismo tiempo naturales. En respuesta a esta tendencia, nuestro salón utiliza un nuevo instrumento de vanguardia… la radiofrecuencia de última generación para el tratamiento del rostro y cuerpo.

¿Qué es la radiofrecuencia?

La Radiofrecuencia es un flujo de energía electromagnética que atraviesa la piel, calienta los tejidos desde el interior y ayuda a reactivar los recursos del organismo. Un nuevo sistema que favorece el rejuvenecimiento de los tejidos porque atenúa las arrugas del rostro y la flacidez cutánea del cuerpo, y que trata de forma realmente eficaz las alteraciones estéticas de la celulitis con una metodología extremadamente agradable.

En la Dermis

Actúa en las fibras de colágeno que, al tener forma helicoidal, se contraen y hacen que la piel se recompacte. De ese modo se logra obtener una acción sobre el colágeno exactamente contraria a la del envejecimiento.

Resultados:
– los tejidos están más elásticos, con un efecto “lifting” visible.
– tiene un efecto moldeador y detoxificante.
– regula la hipersecreción sebácea.

En el Tejido Adiposo

La radiofrecuencia penetra en los tejidos ricos en agua, mientras que encuentra un obstáculo a nivel de la celulitis y las acumulaciones adiposas (tejido con escasez de agua). En esas zonas se transforma en calor y tiene la propiedad de reactivar los procesos metabólicos naturales de las células.

Resultados:
– incrementa la vascularización.
– favorece la eliminación de residuos y toxinas.
– desarrolla una excelente actividad lipolítica.

En los Tejidos:

El calor provoca un mayor flujo sanguíneo y una mejor oxigenación de los tejidos, favoreciendo el drenaje linfático de los radicales libres con el consiguiente restablecimiento de la correcta actividad celular.

Resultados:
– mejora la estasis veno-linfática.
– estimula la auto-regeneración de colágeno y sustancia fundamental.
– favorece la tonificación de los tejidos.

Las alteraciones estéticas del rostro y del cuerpo pueden tratarse de manera extremadamente eficaz, potenciando cualquier tratamiento profesional.